LAS FALSIFICACIONES AFLORAN COMO LA CACA

 In Sin categorizar

Disculpas por el titulo, pero es así. Al final las falsificaciones ocultas salen a la superficie como un zurullo sumergido. Es inevitable.

Los felices 70

Durante los años 60 y 70 España vivió un momento de crecimiento económico nunca visto y la situación permitía sobretodo, escaquear dinero conseguido en negocietes y sin facturas, lo que hoy se llama Blanqueo, pero que en aquel entonces, se perseguía menos o nada. Ese dinero “fresco” se transformó en propiedades y bienes en las manos partículares, y como hacían nuestros vecinos europeos, también en obras de arte.

Hay que recordar, sobretodo a los más jóvenes que en los 70 y 80, que de ordenadores, nada de nada. Fax como mucho en los 80 y con escasa calidad y nula resolución, sin olvidarnos que eran en blanco y negro. Los ordenadores funcionales de hoy, no llegaron plenamente hasta mediados de los 90 y con pocas prestaciones. ¿Qué quiero decir?. Ya se verá más adelante…

Por fin el español afortunado pudo ser coleccionista e inversor en arte, como los europeos que viajaban en Jet para acudir a las subastas de Nueva York  por la mañana y cenaban en Londres el mismo dia. De ahí viene el término JetSet…pero claro, saber, saber , muy pocos sabían de arte y compraban fundamentalmente en anticuarios o tiendas de arte, algunas de dudosa reputación por dedicarse al noble negocio de la RECEPTACIÓN, es decir, comprar o mover articulos robados, algunos todavía procedentes incluso del expolio nazi que había recalado y campado a sus anchas durante el régimen de Franco, ya que mucho “alemán” y “austriaco” de turbia procedencia se refugiaron en nuestro pais con sus fortunas y objetos robados después de la II Guerra Mundial.

La falsificación es una trama compleja

Ante tanto nuevo rico, y lo digo con todo respeto a quien prospera, resurge la imperiosa necesidad de satisfacer el capricho de estos nuevos compradores, pero claro, un pintor tiene una producción y si es bueno, seguramente ya está vendida, por tanto la falsificación de los maestros españoles y pintores modernos se pone en marcha. Artístas de renombre nacional e internacional como Joaquín Mir, Regoyos, Sorolla, Romero de Torres, Zuloaga, Ramón Casas, Cecilio Plá, Fortuny, Torres García y muchos más fueron falsificados y vendidos a través de anticuarios y alguna incipiente sala de subastas poco escrupulosos.

En algunos casos con el “apoyo” de personajes de la Sociedad de entonces, arruinados o  venidos a menos en algunos casos y también de personajillos de la cultura  local igualmente faltos de escrúpulos, quienes ponían su nombre y fama como garantía. En aquel entonces todo era una “oportunidad” pero claro, secreta o discreta, tal vez porque lo exigía el vendedor, pero seguramente para que ellos se vieran lo menos “salpicados”posible por el fraude que tramaban. Otra cuestión que dejo también para más adelante…El tercer punto que también explicaré es quienes daban el visto bueno o certificaban estas obras falsas…

¿Por qué  aparecen hoy las falsificaciones?

Pero claro, el tiempo pasa y como es Ley de Vida, aquellos coleccionistas y compradores están falleciendo o han fallecido recientemente y sus herederos deben declarar el patrimonio recibido para su regulación tributaria o disponer de ello como quiera, venderlo incluso, pero claro a veces sin saber realmente lo que recibe: a veces obras buenas, demasiadas falsas y algunas veces hasta robado.

La herencia sirve para regularizar las obras buenas que no conservan documentación o certificados de originalidad, pero también para descubrir que muchas son falsas o incluso fruto de un robo, sin que los herederos tengan idea de ello en la mayoría de los casos , pero advierto: El desconocimiento no exime de culpa, sobretodo si se intenta vender una obra falsa o en el peor de los casos una obra robada, que repito se tipifica como receptación.

De aquellos polvos, estos lodos

Pero al fin y al cabo, los herederos de quienes compraron una falsificación, sabiendolo o no, tienen una responsabilidad: Atajar el problema. Hoy igual que antes, intentar vender una obra falsa como buena es un delito, la cuestión es que actualmente es más sencillo de comprobar. Gracias a las comunicaciones y a la tecnología. Con esto respondo al primer punto.

El mercado del arte es discreto, por supuesto. A nadie le interesa saber cuanto se gasta uno en una obra de arte, exactamente igual que con una joya, pero el “secretismo” de los 70  , hoy es un arma de doble filo. Por un lado generan desconfianza entre los compradores y por otro entorpecen que el comercio del arte sea , sino fructífero, al menos real. Y si hablamos de expertos, tal vez no deberiamos olvidar que el que compra y vende pone el precio según sus intereses. Actualmente los Peritos Tasadores como profesionales experimentados e independientes  han irrumpido para esclarecer este tipo de situaciones.

Aquellos “expertos”que certificaban, hoy ya no son válidos en un 70% de los casos, porque también se descubrió que sus certificados se amañaban de acuerdo con los vendedores. Una lástima pero es tan cierto como el fracaso o decepción de los que han intentado presentarlos.

Descubrir una obra falsa es tan apasionante como descubrir una original

Cada día aprendo más en mi profesión y es algo que me fascina. Desde luego no descubro nada nuevo. La historia se repite ya sea en España o en Estados Unidos. La falsificación es un hecho real que se ha dado y ha proliferado en sociedades que se han beneficiado de periodos de repentino (o explosivo bienestar). Nuestros falsificadores son buenos , o eran buenos, muy buenos. Auténticos artistas y en algunos casos reafirmando el tópico, que incluso fueron mejores que los maestros a los que falsificaron.

Es muy interesante, al igual que descubre una obra inédita, encontrar una buena falsificación y saber cual fue su recorrido y llegó al destinatario final.

 

Artículos Recientes

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
ENTREVISTA A JORGE LLOPISJorge Llopis Perito Tasador