ENTREVISTA A JORGE LLOPIS ACERCA DE LA SITUACION DE LA FALSIFICACION DE ARTE

 In Sin categorizar

20.01.2017 .- MADRID .- Jorge Llopis-Planas: “Soy un mallorquín nacido en Tabarnia hace 52 años y resido en Madrid. Hijo de industrial catalán de los de entonces: Inventor, coleccionista, tenista y pintor aficionado hasta su muerte. Soy hermano, sobrino y descendiente de artistas. Fui un niño feliz, creativo (más para mal que para bien) y también buen dibujante. Un Bourgeois, dirían por ahí.

Estudié Historia del Arte y Comunicación y RRPP en Columbia College, Chicago. Soy Perito Tasador Judicial y Asesor de Arte. También estudié Gestión Cultural y dije basta después de estudiarPerito Experto en Pintura (Connoisseur d’Art).

Era inevitable que habiendo estudiado periodismo y una vez que regresé al mundo del arte hace 11 años como Perito Tasador no me dedicase a indagar sobre las falsificaciones de arte, su tráfico y como prevenirlas a través de la divulgación fundamentalmente. Colaboro (si se puede o me lo piden) con la Policía Nacional y Guardia Civil en estos menesteres y acudo a todos los seminarios y cursos específicos que puedo sobre este tema. Nunca es suficiente.

Me he especializado o prefiero trabajar con pintura Moderna y Contemporánea española y europea. También con escultura del mismo periodo.

Pregunta: ¿Cómo definiría la falsicaciónde una obra de arte?

Aquella que imita o pretende pasar por una obra original intención de dolo. Para ello es  importante que además se incluya en la obra la firma del autor.

¿Abundan los falsos en España?

Desafortunadamente si. Demasiado. Tanto que si el coleccionista o comprador fuese consciente de ello el mercado y el sector se desmoronaría.

¿En qué aspectos se suele cifrar la falsificación: soportes, pigmentos, medidas, estilos, aparentes…?

Depende de la época. Con los Maestros (Old Masters) la falsificación se centrará en que la pieza presente la mayor similitud posible con las piezas originales. En este sentido los pigmentos, el soporte, el bastidor son fundamentales. La inexistencia de catálogos razonados hace que su expertización haya sido una labor de los llamados Expertos, y claro. Esto tiene un gran riesgo. Un Experto también es una “Criatura del Señor” con sus flaquezas, errores, vanidades y por supuesto codicia o intereses. Los profesionales lo sabemos y mantenemos un discreto silencio. No sé porqué  a menos que se participe del fraude, claro.

Con la pintura moderna y contemporánea la cosa se complica desde la perspectiva técnica. La industrialización de las pinturas a partir de 1850 fue la homogenización de las paletas en este sentido.

El procedimiento es presentar la obra inédita, “desaparecida” aquella que no está en los catálogos razonados. En este sentido la labor de actualización de los comités es fundamental. Es difícil que un comité quiera reconocer que ha podido tener un fallo en el pasado al incluir una obra falsa, pero pasar ha pasado, se lo aseguro.

El último escándalo han sido los falsos Modigliani ¿Se veía venir?

El escándalo en mi opinión fue saber en 2008  que el Presidente de la fundación Modiglian, un tipo llamadoChristian Gregori Parisot desde hacia 30 años, había estado vendiendo certificados y obra falsa¿Cuántas? ¿Desde Cuándo?. Lo detuvieron finalmente en 2013 . Sí, está claro que obras falsas tenían que salir, pero ¿Tantas a la vez?, y fíjese ha sido una Perito Tasadora quien ha destapado el asunto…

Modigliani es un pintor fácil de copiar ¿Radica ahí la causa?

Este caso es raro. Modigliani no fue un pintor prolífico ni mucho menos. Su obra según algunos textos no superaría los 380 lienzos más una treintena de esculturas ¿dibujos? Ni se sabe…Esta claro que durante la II Guerra Mundial se perderían varias, entre ser considerado como Arte Degenerado por los Nazis, destruida o expoliada. El estilo de Picasso, Braque, Chagall o Mondrían también son muy simples, pero hay algo que sólo tiene la originalidad del maestro.

Detrás de un falsificador ¿hay siempre un comercial?

Un falsificador, no lo olvidemos nunca, es un gran artista. A veces un genio de la copia. Un creador frustrado porque por sus medios no ha logrado el éxito, pero que “otros” si saben reconocer y estos personajes son los que hacen “producir” al falsificador ya sea por encargo, colocar obra inédita en el mercado, dar el cambiazo por obras originales. Y ahí, en el “lado oscuro” hay de todo, no sólo mangantes,sino incluso grandes coleccionistas, personas muy importantes que encargan copias y obras falsas. Es muy interesante el mundo “Cool” de la falsificación y porqué.

¿Hay galeristas y marchantes que entran en esta rueda de comercializar falsificaciones?

¿Cómo sino entran las falsificaciones en el mercado del arte?. También colaboran expertos, incluso tasadores y peritos. No quisiera entrar en tópicos pero la Picaresca es Celtibéria. Desgraciadamente los profesionales se “tuercen”, aunque yo creo que el mal profesional “no nace, se hace” y quien tiene parte de culpa y muy importante, ha sido quien lo ha propiciado. Como decía anteriormente incluso personas muy importantes y respetables. La codicia como Pecado Capital no distingue clases.

¿Qué opina de lo que los franceses llaman los “d´apress”, después de?

Nosotros lo traducimos como “Inspirarse en” ¿no?. Desde  hace años algunos autores lo clasifican como Apropiacionismo otros como copia. Entramos en un terreno académico y de la critica y yo soy perito tasador

Si no me equivoco este estilo surge en los años 70 El Apropiacionismo es la combinación de lo antiguo y lo nuevo reinterpretado desde un punto de vista contemporáneo. Algunos autores consideran que tomar prestados elementos de una obra de arte podría ser plagio, pero claro ¿Qué pasa con las referencias de un artista? ¿O con los integrantes de movimientos muy centrados alrededor de un artista? Un autor clásico o una obra maestra inspira a un autor contemporáneo ¿Debatimos sobre el Pop Art? Si una obra es original y es capaz de trasmitir una idea nueva o provocar una emoción a partir de ella…

En España, ¿qué artistas son los más falsificados? ¿Fundiciones y grabados?

La técnica más habitual, la más fácil o si se prefiere menos complicado es la obra en soporte papel. Dibujo y estampa. En España el falsificador patrio a diferencia de los italianos, alemanes e ingleses son de aspiraciones más modestas y aplican el principio de “tacita a tacita”. El impostor ibérico es consciente, que primero, es mejor vender 1.000 piezas a 7.000 € que no “pegar el gran pelotazo –y correr el riesgo- con una obra original. En segundo lugar creen que el comprador (si llega a enterarse) asumirá el fraude. Saben que el estafado no suele denunciar al vendedor o iniciar una reclamación, en parte por orgullo y en parte porque a veces el trámite legal puede ser lento y más costoso que el importe pagado por la obra. Igualmente el falsificador sabe que el proceso de análisis en laboratorio de las obras en soporte papel y con tintas no ofrecen suficientes elementos definitivos y muchas veces no son concluyentes.

En cuanto al grabado lamentablemente el gran responsable en última instancia es del impresor si no destruye las planchas originales, pero no nos engañemos hoy el falsificador de grabado tiene nombre de impresora coreana y maquina Offset.

Si me pregunta cuales son los más falsificados son aquellos que por sus dibujos y grabados se pagan a partir de 10.000 €. La lista se reduce a los Grandes.

¿Funciona bien la Brigada de defensa del Patrimonio?

Mucho mejor de lo que parece, partiendo de la base que los diferentes cuerpos policiales no les gusta compartir la información ni entre ellos mismos. Cada cuerpo está muy especializado. El problema es doble: Son tramas complejas, internacionales, discretas. Las investigaciones son largas y se desconfía lógicamente de los diferentes “colectivos” del mercado. Como Presidente de CEPTAPA he tenido quejas de algún compañero honrado que se ha sentido tratado por la policía como si fuera unperista. Es algo que debería cambiar. Aprender a distinguir. Buscar aliados y no soplones. Debería existir una línea más abierta de colaboración entre los profesionales honestos y las Administraciones. En mi opinión, la otra parte del problema está en que el afectado no denuncia. De verdadhay un temor a denunciar este tipo de robos, aunque la explicación también es obvia…

¿Llegan muchos casos a los tribunales?

Menos de los que debieran. En mi opinión nuestro sistema está muy judicializado y es demasiado garantista con el estafador. Prima más el valor de lo estafado que el daño moral a la obra del artista y su legado. Lo que importa es el valor de los Modigliani falsos del Palazzo Ducale, no que hoy por hoy, la obras del pobre Amadeo esté irremediablemente en “duda” permanente para mercados y colecciones.

Por otro lado la Justicia espera atrapar la gran trama, incluso mediática, muchas piezas como en 2016 con una operación que consiguió intervenir de 18 piezas de Wifredo Lam. El buen falsificador “coloca” muy bien sus piezas. Ese es el peligroso.

¿Qué caso más singular se ha encontrado ud en su carrera de perito tasador?

Explicaría uno y luego me arrepentiría por haber olvidado otro más grotesco. Créame, estoy escribiendo una novela sobre ello y no logro ponerle fin ya que se basa en experiencias 100% reales. A veces resulta agotador. Le explicaré un caso. Hace 2 años un director de un banco iberoamericano se puso en contacto conmigo para realizar un encargo pericial de tasación de arte. Habían abierto una caja que hacía muchos años estaba sin movimiento y encontraron 25 pinturas y querían saber si aquello podía tener un valor o no. Incluso me envío un acuerdo de máxima confidencialidad a titulo privado, entre él y yo, vamos. Inicialmente y por las fotografías de firmas que me envío el director le comuniqué que en caso de ser originales todas las obras eran de los autores Expresionistas alemanes más cotizados. El director estaba muy satisfecho con mi opinión preliminar y solicitó mis datos para iniciar los trámites, pidiéndome que volviera a llamar para ultimar detalles de viajes, honorarios profesionales, etc. Al cabo de tres días contacté de nuevo para confirmar vuelos y fecha de la visita de verificación personal de las obras. Ya se puede imaginar el resto: Nadie sabía nada de 25 obras de arte ni donde estaba el director desde hacia dos días y nadie sabía quien era yo o para que llamaba. Creo que todavía conservo las fotos de las piezas por si algún día me llama Interpol. Tarde o temprano estas obras “saldrán a flote” pero nunca se sabe por donde…

Jorge Llopis colabora con el Grupo pro Arte y Cultura dirigido por Mayte Spínola.

Julia Sáez-Angulo

Artículos Recientes

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿ASESOR DE ARTE o PERITO ASESOR?LAS FALSIFICACIONES AFLORAN COMO LA CACA